You are here

Sixth Sunday in Ordinary Time

Homilist: 
Fr. Paul Koetter
Audio: 
Date: 
Sunday, February 11, 2018 - 12:00pm

Fr. Paul's Homily

(Spanish)

Let me tell you a story about Veronica Goska, a woman who has an illness that causes unexpected periods of paralysis. Some days, she cannot move her limbs or see with her eyes.  But other days, she can walk and she can see fine.  

When she can walk, she travels to school by foot along a railroad track. In the springtime, turtles often get stuck between the bars of the track and die. But when Veronica walks along the tracks, she picks up every living turtle she finds, carries it to a wooded area, and releases it. “For those turtles,” she says, “the little power I have is enough.”

“I’m just like those turtles,” she goes on. “When I’ve been sick and housebound for days, I wish someone, anyone, would talk to me. To hear a human voice say my name, to be touched - that would mean the world to me. One day, an attack hit me while I was walking home from campus. It was a snowy day. I struggled with each step and must have looked like a drunk. One of my neighbors, whom I had never met, stopped and asked me if I was okay. He drove me home.”

 I am still grateful to him for by his gesture of kindness. I have lived in the neighborhood for years, and so far he has been the only one to stop. “The problem is not that we don’t have enough power,” says Veronica Goska. “The problem is that we don’t use the power we have.”

Have you ever thought of compassion as a source of power?  It is. Every time we exercise our sense of compassion, we are making the world a better place for somebody. That’s power…but because we do not often think of compassion as power, we may be hesitant to use it.

 In our gospel today we hear of Jesus having compassion on a man with leprosy, touching him and healing him.  Compassion, touch, healing!  Sometimes we hold back because we cannot heal the person and we fail to use the power we do have!  Let’s talk about this.

In our Gospel today, we are still in chapter one of Mark’s Gospel and already, Jesus cannot enter into the towns because of how popular he has become.  Jesus is out in the open country and a man with leprosy comes up to him, asking for healing.   Leprosy was one of the most dreaded diseases of Jesus time and resulted in horrible isolation and rejection.  They were required to not go near anyone who did not have the disease and if others were walking toward them, they had to yell, “Unclean, Unclean.”  Since disease was often seen as a punishment from God, lepers were often judged and rejected by the righteous.

Jesus begins by showing compassion toward the man.  In our present translation we have the words, “Moved with pity.”   Similar to compassion, when we are moved with pity, our hearts become involved in feeling the pain of the other.  Pity and compassion are actions of the heart, much more than the head.  Jesus’ heart got involved.  This was not uncommon for Jesus to feel the pain of another and he encourages us to love ‘from our hearts.’

Do we allow our hearts to get involved with others?  Sometimes, when our hearts are troubled or distracted, loving simply through our actions is acceptable.  You might be frustrated with someone, but you listen patiently even though your heart is not very patient.  Your heart is distant, but you still show love.  This is good.

But we will always do better in our loving when we allow our hearts to get involved.   If someone comes into my office and ask for help with a light bill, I will do better if I try to feel some of their fear and desperation.  Even if we cannot help them to the degree they want, if I can feel some of their pain, I will relate to them much better.  Getting our hearts involved will always make our love more real.

 After Jesus felt the pain of the man with leprosy, he reached out and touched the man.  Jesus is clearly putting the needs of this man ahead of the Law which forbid him to touch the man.   Perhaps Jesus sensed how deeply this man needed to be touched by someone who did not treat him with revulsion?  Jesus could have healed the man without touching him; but maybe Jesus know that this man needed an emotional healing that went beyond being cured of the disease.

The gift of touch can be profound.  Once at another parish, I was struggling greatly with a divisive issue in the parish.  I was having trouble sleeping and my prayer time was overwhelmed by my anxieties.  Once when I was standing in the office area, one of staff simply came up to me and gave me a big hug.  She didn’t say a word…just gave the hug.  That hug meant the world to me.

It was not uncommon for Jesus to touch a person in the healing process, even though he was certainly capable of healing without touching.  When he healed the blind man, he touched his eyes.  When women brought kids to Jesus, he “blessed them and touched them, placing his hands upon them .”   He touched his people, even though the physical healing did not require the touch.  Maybe Jesus knew that the touch carried its own healing.

Often it is the most subtle of touches that make the difference.  The most significant touch given to me at a time of need was simply a hand upon my arm that communicated understanding and compassion.  Of course, touch should always be appropriate for the situation and we should certainly be reserved in the workplace.  Yet there is a healing power in the gift of touch when done with care.

Compassion sometimes is seen as a weakness.  Some would say that we need to stand strong and not be carried away by sentiments.  But truth and compassion are not opposites; in fact, truth and compassion must sit together as brother and sister.  Compassion provides the environment where truth can be understood and shared.

The people who make the most difference in our lives are the people who care the most.  Charles Schulz, creator of the comic strip, Peanuts, once said,  “The people who make a difference in your life are not the ones with the most credentials, the most money or the most awards. They are the ones who care.” 

So, I want to invite us to accept the power that has been given to us to positively help others.  We may not have the power to remove a disease, although God’s power can move in amazing ways; but we might have the power to give compassion to one in need.  We have the power to care for another by allowing our hearts to get involved.  We can express this compassion in a word, in a touch, in a glance. And this gift can change the world!

Spanish Translation

Permítanme decirles una historia acerca de Verónica Goska, una mujer que tiene una enfermedad que le causa períodos de parálisis. En ciertos días, ella no puede mover sus piernas o mirar con sus ojos. Pero otros días, ella puede caminar y puede ver bien.

Cuando ella puede caminar, ella viaja a pie a lo largo de las líneas del ferrocarril. En la primavera, las tortugas quedan atrapadas a menudo entre las barras de las líneas y mueren. Pero, cuando Verónica camina a lo largo de las líneas del ferrocarril, levanta cada tortuga viva que ella encuentra y las lleva consigo para soltarlas en el bosque. Ella dice que: “que la poca fortaleza que tiene es suficiente para salvar esas tortugas”.

Ella continúa diciendo: “soy como esas tortugas. Cuando estoy enferma y reclusa en mi casa por días, desearía que alguien, o que cualquiera viniese a mi casa para platicar conmigo. Escuchar una voz  humana  que me llame por mi nombre, o que me tocaran, sería lo mejor del mundo para mí. Un día, tuve un episodio fuerte mientras caminaba de la escuela hacia mi casa. Era un día nevoso, batallaba con cada paso, y a lo mejor me miraba como un borracho. Uno de mis vecinos, a quien nunca había visto antes, detuvo su carro y me preguntó que si estaba bien. El me llevó a casa.

Aún le agradezco por su gesto y su generosidad. He vivido en mi vecindario por años, y hasta el momento él ha sido el único que se ha detenido para auxiliarme. “El problema no es que nosotros no tenemos suficiente poder, dice Verónica, el problema es que nosotros no usamos el poder que tenemos”.

¿Has pensado alguna vez en la compasión como una fuente de poder? Cada vez que nos mostramos compasivos, nosotros estamos haciendo un mundo mejor para alguien más. Ese poder…pero porque a menudo no pensamos en la compasión como un poder, dudamos en usarlo.

En el Evangelio de hoy escuchamos que Jesús tuvo compasión de un leproso, lo tocó y lo sanó. ¡Compasión, tocar, sanar! Muchas veces nos abstenemos porque no podemos sanar a la persona y fallamos en usar el poder que tenemos. Hablemos acerca de ello.

En el Evangelio de hoy, todavía estamos en el capítulo número uno del Evangelio de Marcos y vemos que Jesús ya no puede entrar a los pueblos porque se ha vuelto muy popular. Jesús está al aire libre en un área rural y un hombre leproso se le acerca y le pide que lo sane. La lepra era una de las enfermedades más temerosas en el tiempo de Jesús, resultando en un horrible aislamiento y rechazo. A los leprosos, se les pedía que no se acercaran a nadie que no tuviera la enfermedad, y si otros caminaban hacia ello, los leprosos tenían que gritar: “impuros, impuros”. En vista de que esta enfermedad a menudo se miraba como un castigo de Dios, los leprosos eran usualmente juzgados y rechazados por las persona rectas.

Jesús empieza mostrando compasión hacia el hombre. En nuestra traducción actual tenemos las palabras:   ”sentir compasión o lástima”. Cuando sentimos lástima, nuestros corazones se involucran en el dolor de otro. La lástima y la compasión son acciones del corazón, más que de la cabeza. El corazón de Jesús se involucró en esa instancia. No era fuera de lo normal en Jesús, que sintiera el dolor de otro, y Él nos anima a que amemos de corazón. ¿Permitimos que nuestros corazones se involucren con otros? Algunas veces, cuando nuestros corazones están en problema o distraídos, es aceptable amar simplemente a través de nuestras acciones. Podrías estar frustrado con alguien; pero cuando escuchas pacientemente, aún cuando tu corazón no es muy paciente. Tu corazón está distante; pero todavía muestras amor. Eso es bueno.

Pero casi siempre hacemos mejor con nuestro amor cuando permitimos que nuestros corazones se involucren. Si alguien viene a mi oficina y me pide ayuda para pagar una factura liviana, lo haré mejor si trato de sentir algo de la desesperación y el miedo de esa persona. Aún cuando no podemos ayudarles al nivel que ellos quieren, pero si siento algo de su dolor, me relacionaré mejor a ellos. Hacer que nuestros corazones se involucren, siempre hará que nuestro amor sea más real.

Después que Jesús sintió el dolor del leproso, lo tocó. Claramente Jesús está poniendo las necesidades de este hombre arriba de la ley que prohíbe tocar al hombre. Quizás Jesús presintió qué tan profundo este hombre necesitaba ser tocado por alguien que no lo tratara con repulsión. Jesús podría haber sanado al hombre sin tocarlo; pero quizás, Jesús sabía que este hombre necesitaba una cura emocional, que fuera más allá de ser curado de la enfermedad.

El regalo de tocar puede ser profundo. Una vez en otra parroquia, estaba batallando con asuntos de divisiones en la parroquia. Estaba teniendo problemas para dormir y mi tiempo de oración estaba completamente abrumado por mi ansiedad. Una vez mientras estaba parado frente a mi oficina, alguien del personal, simplemente vino a mí y me dio un fuerte abrazo. Ella no dijo ni una palabra…solo me abrazó. Ese abrazo significó lo mejor del mundo para mí.

No era fuera de lo común que Jesús tocara a una persona en el proceso de la sanación, aún cuando Él, ciertamente era capaz de sanarlo sin necesidad de tocarlo. Cuando Él curó al hombre ciego, Él tocó sus ojos. Cuando las mujeres le traían niños a Jesús, Él los bendecía y los tocaba extendiendo Sus brazos en los hombros de ellos. Él tocó a su gente, aún cuando la sanación física no requería tocarlos. Quizás Jesús sabía que el tocar conducía a su propia sanación.

A menudo el toque más suave es lo que hace la diferencia. El toque más significante que me han dado en tiempos cuando más lo necesito, ha sido una palmadita sobre mis hombros, lo que demuestra entendimiento y compasión. Por supuesto, el tocar tiene que ser apropiado para la ocasión y ciertamente debemos ser reservados en los lugares de trabajo. Aún, hay un poder de sanación en el regalo de tocar cuando lo hacemos con cuidado.

Muchas veces la compasión es vista como un signo de debilidad. Algunos podrían decir que necesitamos mantenernos fuerte y no ser arrastrados por nuestros sentimientos. Pero la verdad y la compasión no están opuestas; de hecho, ambas deben ir de la mano como un hermano y una hermana. La compasión provee el ambiente en donde la verdad puede ser entendida y compartida.

La gente que hace la mayor diferencia en nuestras vidas es la gente que nos cuida más. Charles Schulz, el creador de la tira cómica, Peanuts (Cacahuates en español), una vez dijo: “La gente que hace una diferencia en nuestras vidas, no son las que tienen más credenciales, la mayor cantidad de dinero, o los que tienen las mayores condecoraciones, son los que nos cuidan.”

Por lo tanto, quiero invitarlos a aceptar el poder que se nos ha dado, de ayudar en forma positiva a otros. Podríamos no tener el poder de remover una enfermedad, aunque el poder de Dios puede moverse de maneras impresionantes; pero podríamos tener el poder de mostrar compasión al que lo necesite. Tenemos el poder de ayudar a otros, permitiendo que nuestros corazones se involucren. Podemos expresar esta compasión en una palabra, una palmadita rápida, y ¡este regalo podría cambiar el mundo!